Poemas

Nada nos falta

Nada nos falta…

Y el dolor, agobia.

Pero es tan grande el cielo

y su promesa,

que apuramos el cirio cotidiano

para entregarnos en luz

a cada paso,

con la certeza feliz y necesaria

de quien se sabe portador de la esperanza.

Nada nos falta…

Porque el dolor que nos consume, fortalece,

y se hace luz que

va apartando las tinieblas,

para alcanzar la orilla que buscamos.

Nada nos falta…

Ni el dolor, ni la luz, ni la esperanza.

Y andamos los caminos de la vida,

crucificados

en el Amor de un Viernes Santo,

por la promesa del Domingo

y nuestra pascua.

Irma Droz-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *