Poemas

Plegaria del ángel entristecido

Ángel,

hoy no alegré tu día, lo sé.

No fui el escándalo de luz en la avenida

ni las campanas del aire,

ni el desparramo de color

en marcha mariposa cerca del sol.

Perdón,

hoy no herí de risa a la muerte como tantas veces.

No festejé el rocío, ni canté la lluvia.

No me detuve ante el diente de león para pedir deseos.

Ni me enamoró el jazmín abierto para mí.

Hoy no soy el fogón, el abrigo, el pan y el vino.

Lo siento

hoy soy más mortal que nunca.

Estoy herida no ves? O solo confundida.

Será por eso, tal vez, no sé…

Que olvidé que el hierro de mi sangre

fue forjado en las estrellas.

Que el centro de mi gravedad no es tan grave.

Ya que no alegré tu día.

Podrías venir y sentarte conmigo en el último escalón de la escalera?…

Estamos los dos tan tristes

que bien podríamos hacernos compañía…

Norma Núñez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *