Poemas

Aridez

Todo su ser es un desierto

brutal en el todo

y la realidad.

Sin la presencia amada ha desaparecido

la luz los sonidos;

Un gris húmedo y extraño

invade el entorno

la melancolía se apodera de su estar. . .

El vuelo de los cormoranes

es la única señal de vida, de cordura.

Se rompieron los lazos y los ritos

No más esperas. . .

La incertidumbre gozosa la deja sin sueños

sólo la tarde y los silencios la acompañan.

Victoria Asís-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *