Poemas

Don Inocencio

Llegó del charco

de agua podrida de pozo

como dice Larralde.

Del peón mal pago

de la changa, el hambre;

mate terere

y una pala

para cavar su soledad.

Llegó como cualquier

hornero.

Hizo de su vida

una metáfora

de sol y luna.

Crió hijos, nietos y perros.

Hoy lo asesinó la indiferencia

y está libre.

Raúl Pérez Arias-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *