Poemas

Mar salado

Al final se callaron las voces

y todo fue abismo

intrépida brisa.

Ellos, los que se fueron,

ahora son los tristes marineros

que vagan por la bruma

despertando recuerdos.

Ellas abandonaron la música.

El silencio ahora

es un mar salado.

Gustavo Tisocco-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *