Poemas

Magdalena

II

 

Descalza camina el barrio

sucia la planta de sus pies

entra en el almacén

saluda enfrente

paga con las monedas

que la noche anterior

se ganó taconeando

y en otros menesteres.

Llora a su lado el niño

se babea

ella limpia su rostro con pañuelos

que compró con billetes transpirados.

La casa

está desordenada y no muy limpia

es que duerme la luna en su regazo

y con ella sale a andar las calles.

El varón que la cuida

controla las ganancias.

A veces, su lengua áspera le toca el hombro,

ella sonríe esperando el amor

que se ha espantado de tanta confusa compañía

y a veces

muy raras veces

ella piensa

que tanta soledad no es necesaria

que tanta gente no es aconsejable

que tanta lluvia helada en esa cuadra ya la tiene cansada

que un día de estos

va a dejar

pero ahora no puede.

Susana Lizzi-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *