Poemas

No soy de la noche ni del día…

No soy de la noche ni del día.

Mi vida es un verso nunca escrito,

un ave en vuelo continuo,

ajena a los pentagramas y a la tristeza,

como el hombre con canto de futuro

nacido para sembrar sonrisas en flor.

Quiero al peregrino humilde

que ilumina los mundos y los corazones

sólo con el ímpetu de su alegría.

A ese caminante que deshace distancias.

A ese caminante que nunca cierra

los ojos ni el alma

-en su efímero viaje asaeteado constantemente

por los dragones de la maldad-

al hermano que busca

su palabra,

su mano,

su gozo,

su vida…,

es a quien yo amo,

porque él y yo

no somos de la noche ni del día.

Carlos Benítez Villodres– Del libro Confesiones al alba I-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *