Poemas

Soneto a una mujer lejana

Desde un mundo lejano del suelo que pisas

de la misma esencia del alma que suspira;

de este corazón lejano que atesora prisas,

desde aquí mis ojos saben que te miran

posada en tu silencio de auroras por llegar,

talvez metida entre la noche que te abriga,

la media luz que aprisiona tu lánguido mirar,

el hondo penar que no quieres que desdiga.

Desde mi propia angustia desleída en llanto

estoy vagando en letras que aprisionan ruegos

al duende que te amarra; quiero ser el canto

que ronda tus balcones, la lira que estremece

tus pasiones, el campo fresco, el suave riego

de mi fuente a tu cereza que mi soñar se mece.

Joseph Berolo-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *