Uncategorized

El metejón

Yo tuve un metejón ¡quién no lo tuvo!

con la hija del ruso de la tienda,

la junaban de cerca, corta rienda

y en la rienda cortita me entretuvo.

 

La campanié de lejos; corajudo

no fui nunca pa mendigar el beso,

ratoncito pavote, sin su queso,

el que quiso poder y nunca pudo.

 

Y así la vi pasar, como un velorio

cerquita de la fiesta del casorio,

entre el luto y el brindis campanudo.

 

Se me escapó la vida en fulería,

queriendo ser señor, fui gilería.

El que quiso poder y nunca pudo.

 

Rodolfo Leiro-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *