Poemas

Espíritus del aire

En esta Sanagasta del silencio,

que percibo plural y desgarrado

por el viento que, eterno en sus insomnios,

deambula por montañas sin edades,

me reencuentro en la piel y las raíces.

Los ancestros, espíritus del aire,

recorren estas piedras sin descanso.

Milenarios fantasmas que la sangre

siente latir clamando desde el alba.

 

En esta Sanagasta del silencio,

del verde brillo que despunta el agua

me desvelo de sol entre los cerros

policromos, audaces, que me atrapan

mientras las nubes les dibujan sombras

en un tiempo sin tiempo ni distancia.

Siento crecer la tarde entre canciones

-susurrada tonada en la alameda-

y en un fulgor de oros y de ocres

se adentran, dulcemente, las estrellas.

 

En esta Sanagasta del silencio,

de las altas paredes gris y greda

recupero mi asombro adolescente,

mi identidad primera. Y la promesa

de guardar un retazo de su cielo

en mi pequeño corazón de arena.

 

Cris Fernández-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.