Poemas

Entonces supe qué hacer…

Entonces supe qué hacer

me arremangué

las manos retorcieron el trapo

sequé y sequé

como si hubiera llorado

tanto

pero no había tiempo

llegaba lo nuevo

tenía que ponerme algo

sobre la desnuda tristeza

destapar las cañerías

trabajar

eso hice

y pelé chauchas

y deshojé prolijamente

los bordes del espanto.

 

Graciela Wencelblat-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.