Poemas

Frutos de bendición

 Amanece en los viñedos.

El sol presuroso asoma

del este a lo lejos

da sus tímidos reflejos

sobre el verdor de la hilera.

allí, en el callejón la silueta se perfila

del viñatero que airoso

va en busca de su labor.

Es verano o invierno,

las estaciones no reflejan,

el calor no intimida

ni los fríos los aquejan.

Crecen airosos los brotes

como lanzas al espacio,

va cambiando el paisaje,

es más verde su follaje.

Entre hojas

que la brisa le da música y vigor

el fruto busca el camino

que el destino le marcó.

El otoño en su alegría

del fruto siempre soñado

la bendición nos deja

del trabajo realizado.

 

Amor Pablo Giménez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.