Poemas

Aquí incuestionable

Aquí, incuestionable,

apoyo mi cabeza en la noche

y amo la plenitud inextensa del poema.

 

Cortejo errante

de largas filiaciones marinas

y hambre de lo eterno.

 

Desde la magnifica sensualidad

del brillo nómade del mundo,

vuelo en habitaciones selladas,

sobre la almohada de niebla,

entre grietas de olvido.

 

Arrimando lo indecible,

endemoniado cielo,

a veces,

al borde célebre de una violencia,

encuentro espacios del corazón

y arrojo lastre de sufrimiento.

 

Triste hasta la cabeza

y más allá de vagos quejidos

del pan ensangrentado,

me muevo

bañado en lágrimas

por la cebolla de tus manos.

 

Ellas, tan pálidas en la nieve

como al sol tardío,

reverberan

en criaturas melancólicas

que tocan mi alma,

de lejos.

 

            Jaime Icho Kosak-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.