Poemas

Oda para mi ausencia

Me iré,

de buen seguro cuando el tiempo

del agua,

y florezcan rosales los días

de mi tarde;

me iré llevando a cuestas tu nombre

a flor de labios

y ha de oler a ternura la seda

de tu mano…

 

Solo será un recuerdo el calor

de tu abrazo,

y la sal de tu lágrima

y tu párpado herido

y algún remordimiento mojando

mi cansancio.

 

Me iré,

cuando la noche despunte madrugadas,

con tu nombre pequeño en mi mano

guardado,

con tu voz, tu recuerdo,

padrenuestro para el último viaje,

con tu adiós de distancia

caminando mis calles…

Me iré,

de buen seguro cuando el tiempo del agua,

¡y florezcan rosales, los días de mi tarde!

 

Gustavo Córdoba-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *