Poemas

Buscándote

A veces

cuando me agrieta el aire la mirada

salgo a buscarte maduro de esperanzas

echo a rodar el grito de un deseo

y vuelvo a caminar la calle ancha.

Déjame,

que te encuentre en las esquinas

déjame besar tu boca pálida

y hundirme lentamente de a pedazos

en la paloma de tu pollera blanca.

Pero sigo en este andar de caminante

con una estrella rota en mis espaldas

ajando agudo este silencio

que corre sepulcral por mi garganta.

Porque no estás te voy llamando

para quemar de sueños la mañana

 

 

 

y gastar en ti todas las lunas

que este tiempo de octubre nos regala.

Ven muchacha,

levántate a mis ojos

trae contigo el sol en las pestañas

no niegues para mí tu piel almendra

despiértale los pliegues a mis sábanas.

Subo los peldaños de la noche

con un frágil silbido en al solapa

ella bebe en soledad su negativa

yo regreso vacío de palabras.

Más,

intentaré de nuevo

colgar de su pupila luz dorada

nacerá mi paso, e irá por ella

volviendo a caminar la calle ancha.

 

Teodoro R. Frejtman-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.