Poemas

Ocaso

Asómate al balcón; cesa en tus bromas,

y la tristeza de la tarde siente.

El sol, al expirar en Occidente,

de rojo tiñe las vecinas lomas.

 

El jardín nos regala sus aromas;

mece el aire las hojas suavemente,

y en las blancas espumas del torrente

remojan su plumaje las palomas.

 

Al ver con qué tristeza en la llanura

amortigua la luz su refulgencia,

mi corazón se llena de amargura…

 

¡Quizá el amor que en vuestros pechos arde,

apagarse veremos en la ausencia,

como ese sol en brazos de la tarde!…

 

Francisco Villaespesa-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.