Poemas

Cabecera

Intratable.

Ya no quiero poner poemas en el papel

ni dar a conocer mi ternura.

Me doy aires de dura,

muy sobria y dura,

no pregunto

“¿de la sombra de aquel beso

qué haré?”

Es inútil

quedar a la escucha

o maniobrar la lupa

de la adivinación.

Dicho esto

el libro de cabecera cae al suelo.

Tu mano que se desliza

¿distraídamente?

sobre mi mano

 

Ana Cristina César-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.