Poemas

El lugar de la dicha

Se vuelve al lugar de la dicha

para saber que fue cierta,

que mienten las pupilas rotas de febrero,

el miedo en el reloj;

el asfalto que brilla en la noche

y se duerme

en una esquina de tu cama.

 

Ángeles Carbajal-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.