Poemas

La que pasea

El aire la recibe cuando anda,
el cielo la posee, los árboles la besan,
la ama el mar.
Sus pies no pertenecen a su cuerpo,
sino al camino.
Sus piernas le obedecen
como columnas a la Música.
Sus pasos desprendidos del tobillo
no caen en el silencio
como sonidos huérfanos.
Cada uno es guardado en la tierra
como campanas en la memoria.
No se aleja, se acerca.
-Alejarse es volver a besar
en el aire que espera-.
Como las olas condenadas
a gastar un lugar
el Movimiento no la deja partir.

Orfila Bardesio-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.