Poemas

Frente al mar

Una brisa salina que llega…

el pequeño velero que rola.

Una pálida estrella se espeja…

yo la miro y me dice: “ESTAS SOLAS”.

 

Un peñasco se asoma roído

y  las olas le juegan ufanas.

Su murmullo se acerca a mi oído…

yo lo escucho y me dice: “TU ME AMAS”.

 

Las gaviotas ambulan curiosas

y se eleva, lumínica esfera,

esa luna, sabia y misteriosa…

me acaricia y pregunta: “QUE ESPERAS?”

 

Cada huella de antigua pisada

la marea se lleva sin pena

y la arena, aún tibia y mojada,

me sustenta y me pide: “NO TEMAS”.

 

Todo queda en silencio, dormido,

mientras lentas se pasan las horas.

En mis ojos se nubla un suspiro…

yo los cierro y me dicen: “TU LLORAS”.

 

… Es al cabo de eternos momentos

que a mi cuerpo lo sacude el frío

y me ruega que haga un intento:

“YA AMANECE, DEPIERTA!”… sonrío.

 

Nace el sol, soberano, y me toca.

con sus rayos dorados me activa,

me encandila, me azuza y provoca…

y me digo por fin: “ESTAS VIVA!”

 

Silvia L. de la Cal-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *