Libros

Velos y transparencias

velosy La Secretaría de Cultura de la Provincia ha editado, a través de Ediciones Especiales de la Dirección General de Acción e Industrias Culturales, el libro Velos y transparencias cuyo autor es Hilario Beherens de la localidad de Facundo.
El velo que no falla: Un velo es, ante todo, el manto cuya gran función es ocultar, cegar, prohibir miradas imprudentes. La transparencia, por su lado, es posibilidad de develar la imagen. De desvelarla. Despertarla.
Por ese despertar, Hilario Behrens ilumina en cada texto una poética amatoria en la que suena el delicado eco de un Ovidio. El erotismo no está ausente. Sin embargo, es otra imagen la que se insinúa. Es el amor especular, correspondido. Es el pretérito imperfecto que retorna –circular- y que persiste. Es la mirada que se encuentra, que se cierra, que se aúna en la de otro. En la de ella.

Poemas de lo único

Toda pasión que persevere es, aún pasada, la unicidad de lo que dura. El yo poético que se detiene en un instante, en una prenda, un anillo; en unos pasos que ya se aproximan: aquellos párpados.
El poeta es consciente de que lo efímero del tiempo y la finitud del hombre van a sellar tarde o temprano aquel amor. Ella, probablemente, se irá. (Los colectivos parten de los andenes).
El poeta, además, sabe que todo amor implica riesgo. Y que ese riesgo, aun llegue como llegue, no es eludible y desafía toda cronología de calendario (Algún umbral crucé/ sin embargo/ seguí esperando). En ese riesgo, entonces, se asumen los peligros que a todo amante acechan (Tengo heridas profundas. Pagué ese precio).
Pero ante todo, el poeta es finito. Porque siempre será posible morir de amor. Porque nadie verdaderamente enamorado podrá sobrevivir a la caducidad del mismo. (Soy/ en tanto seas. / Más allá de vos/ no existo).
Sin respetar alguna métrica tradicional preestablecida, Hilario representa una poética antiquísima, aquella que se atreve -aún en medio del odio en el que sucumbimos-, a continuar, verso a verso, hablando aun así de amor. – Viviana Ayilef

Comments

Responder a Sandra Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.