Poemas

Cerca de nada

 Era la siesta

Tibia y cálida,

Las aves coloridas

Trinaban sin cesar,

Capullos traviesos

Escondían levemente

Al astro rey,

La arena mansamente

Se humedecía,

Y allí estaba yo

Rodeado de un

Paisaje increíble

Y cerca… tan cerca

De ti que torturabas

Todo mi ser al

No reparar en mí.

 

José Alejandro Arce-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.