Poemas

Brindis

Los lagares, las uvas y el momento
de encontrar en el jugo alucinante
un impacto, un hechizo, un duende andante
que disipe el glacial aburrimiento.

Lagares y manzanas; un invento
de la tierra, del sol y el palpitante
exprimido que aloja, exuberante,
el voto de un frutal aturdimiento.

Los lagares de Dios son un regalo
para el hombre, su sueño y sus albores;
y es la mujer la copa y el consuelo,

el elixir cabal del intervalo,
la que sostiene en todos los dolores,
porque es cabaña, sembradío y cielo.

Betty Badaui-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.