Poemas

Fuegos

Aquel hombre que mi verso toca
ungiéndolo no
apenas nombrándolo
crujía como un viejo puente
se astillaba en las fibras de sus huesos
y nacía
permanente y blanco
en el disparo de luz del orden nuevo.

Raúl Feroglio-28

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.