Poemas

Pequeño nocturno

Tu mirada encendía

llamaradas lejanas en el bosque del viento.

 

 

Se borraba tu sombra.

Se alejaba tu acento

–lenta flor en el tallo de mis manos heridas–.

 

 

En la tierra, en el cielo,

en la espuma del aire y en el árbol del eco.

 

 

Hondamente la mano

de la noche clavaba sus puñales de lluvia.

 

 

Te llamaba el silencio.

 

 

De los libros Campanario de lluvia I y II

Maruja Vieira-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.