Poemas

Eternas Lunas

Eternas lunas, que me otean

en pleno torbellino de tu primavera,

aún siguen siendo cómplices

tus brújulas almendradas.

 

Secreto de mi pensamiento revuelto,

tu espíritu optimista

es el café de mi alma.

 

Tú, mi eclipsado invierno vespertino,

que irrumpe contra la soledad,

si tan sólo supieras

que eres el oasis de mi existencia.

 

Tu mirada o tu alma,

es la mayor pesquisa

del presente de mi vida.

 

En tu compañía,

los diminutos granos de arena

del reloj de mi corazón,

se desploman apresuradamente.

 

Es tu risa una dulce melodía

y tu sonrisa está por las estrellas;

labios de jade, dibujan mi nombre.

 

El viento mece tus cabellos

con la misma naturalidad

que con el ambiente

tu simpatía se mezcla.

 

Bendito es el momento

en que te iluminas y me abrazas;

tú, paraíso de mi eternidad.

 

Rocío Bragaio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.