Poemas

Así

Como el monte al albor se va creciendo

ceñido por la luz que le rodea,

así tu viento, amor, en su tarea,

perfila este rumor en que me enciendo.

 

Así, sin ruido apenas, va puliendo

tu labio este cantil que me rodea

y va mi sangre haciéndose a tu idea

y yo de ti me voy aconteciendo.

 

Así, como el talud de fina arena

se va del aire cálido besando,

así ya tu caricia por mi vena.

 

Así, como esa lluvia que serena

va el suelo de sabores aventando,

así tu yugo, amor, y tu cadena.

 

Juan José Alcolea Jiménez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.