Libros

Mis golondrinas

Huiste como un pájaro del nido

y me olvidaste para que muriera,

y yo quiero olvidarte y no te olvido,

y yo te quiero siempre aunque no quiera.

 

¡Nunca creí perderte, y te he perdido!

Al despedirte me dijiste: «Espera…»

¡Y esperándote vivo y he vivido!

¡Y así te esperaré la vida entera!

 

Tal como tú, volaron otro día,

en dorado tropel mis ilusiones,

y no han vuelto a su nido todavía…

 

¡Nada me queda! Está mi dicha trunca,

y todavía agurado en los balcones,

las golondrinas que no vuelven nunca…

 

Federico Barreto-

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.