Poemas

Casualidad

Soñé, y en la dormida inteligencia
vi al humano, con ansia desmedida,
buscando los principios de la vida
y dudando a la vez de su existencia;

Vi al ocio revestido de prudencia,
vi la igualdad tornarse fraticida,
vi la diosa Razón entumecida
y en el caos a Dios y a la conciencia.

Vi una raza luchando con la muerte,
a Europa envuelta en sangre y desgarrada,
más lejos, sin girar, la tierra inerte;

Y aún de mi sueño aquel horrorizada,
me despertó, con peregrina suerte,
de un loco que pasó la carcajada.

Rosario Acuña-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.