Poemas

Ojo de celda

No hablo de calendarios

ni de cálculos suplicantes.

No hablo del sudor resbalando en el cuello,

ni del rasgo,

ni del monosílabo día.

Hablo del mismo que ve correr sus ojos

hacia el seno de las rameras;

hablo del codo opuesto

y de la claustrofóbica forma al contemplar.

Hablo de la ausencia,

del maldecir unánime y de las estatuas,

del territorio prohibido

y de los pies invasores.

 

Hablo de todo cuanto puedo:

del soslayado amor que pretenden las manos,

de la fría estrechez que soportan los dedos.

 

No hablo de honestidades

ni de amos

ni esclavos,

hablo tan sólo humano,

clínico,

tan vasto,

demencial entre dientes.

 

Fabricio Estrada-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.