Poemas

Adversidad

¡Cómo llueven lisonjas y atenciones
cuando acaricia la fortuna grata;
pero si el bienestar nos arrebata,
todo es burla, desprecio, decepciones!

En el mísero valle de aflicciones
la amistad, en quien Jano se retrata,
erige altares a su Dios de plata,
que en la vida no hay más que situaciones.

Tanto se decepciona y desconsuela
el mártir del destino furibundo,
que al perderse la fe, su alma se hiela,

y todo mira con horror profundo;
porque la adversidad es una escuela
en que se aprende a detestar al mundo.

Antonio Plaza Llamas-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.