Poemas

Pequeño mundo

Me duele el mundo

y no tengo con quien compartir este dolor…

Desde el muro,

la salvaje enredadera tiene su verde

 

con flores rosadas.

Bajo el solo otoñal

el patio duerme en la mañana,

y los pájaros de árbol en árbol

danzan en su cotidiano vivir.

En la cocina tibia, las gatas aún duermen.

los perros callan sus ladridos

acompañando esta quietud.

El aire fresco y pocillo de café en mano,

observo:

qué bueno sería el mundo

si todos sembráramos nuestra propia paz,

crear así en cada casa nuestro pequeño lugar

¡un pequeño mundo soñado!

 

Norma Ataide-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.