Poemas recipes

Existe…

Existe

un pequeño surco atravesado de aspas

que volvió del olvido

para

diversificar el aliento,

distribuir el color

suponer el sonido del eco,

abierto, cuajado y devuelto a su

original pieza visual.

El deleite, distingue

el final de la cola.

La espera que comienza

a latirte en Aquiles

necesita un pequeño golpe

para

destruir lo único aparente.

No necesita más.

Un color que chille,

una minoría más,

un soliloquio lo más ajustado posible.

Un disparo

de armaduras y amantes

entrevistados, desvestidos

arrogantes y sinuosos.

Necesita

puntos en común del campo visual

y el maestro de las llaves pulidas

cambiando el rumbo en

el cambio de guardia.

Azahara Casanova-

Paisaje de baldío

Estamos en este raro punto de equilibrio,

como una mata silvestre en un baldío,

bajo el sol, bajo el viento y las lluvias,

y cuando se anuncia un año de langostas;

un año, quién sabe, de meses entrecortados

y de semanas que hacía tiempo no venían.

Pasaron los días, el resabio de los días,

las revoloteadoras polillas y el hedor que

se deslizó lento por debajo de la puerta.

Sufrimos como un remate de algo, una

invasión, un revés del aire, un frío y triste

aturdimiento, que ya dibujan un paisaje

íntimo, un terraplén, un charco, un

cruce, y una melodía que trae nuestras

notas y que quiere decir algo, algo…

Del poemario 23 poemas/La hora de los zorros

Eduardo Dalter-

Escritura

Escribimos para no morir – Juan Rulfo

simbiosis de arcángeles

y antiguos maleficios

desgajamientos circulares

rencores enhiestos como astas

piruetas que presagian la alegría

ineludible deseo de ser

grito de gozo y plenitud

amortigua

el abismo infinito

conjuro irrebatible que salva

y condena

estar viva/ dolorosa

inexcusable/ plena

negación de la muerte

reconocimiento del alma

en cada alarido trasnochado

en la piel de los eneros dormidos

y en esta silenciosa rebeldía

conmoverme y conmoverte

convocarte y convocarme

sentir que existo

escribo

Marisa Álvez-

Alquimia

El sabio se une al pájaro del delirio.

En la danza alcanza el amor,

encuentra una llave de diamante;

y huyendo de los demonios del tiempo,

penetra en un recinto solitario.

Abrazado a esa ligera espuma,

conquista un ejército de luz.

Apenas un murmullo

sobrecogió a la hierba reseca.

Aquel grito de gozo

le confirmó la vida.

Cristina Pizarro-

22 de noviembre de 2017

Mutación – Laura Beatriz Chiesa-

Hebras de tiempo – Perla Rodríguez-

Ese es el miedo mío… – Victoria Asis-

Vieja agenda telefónica – Haidé Daiban-

Aquella música interior – Bertha Carou-

La gacela en la mira – Elena Garritani-

Raíces yacentes – Hilda Augusta Schiavoni-

Tradicional Encuentro de Escritores en UNPA-UACO

Cuatro días de un evento cultural de máxima relevancia en Trelew-

Flor – Raúl Feroglio-

Ensueño – Julio Bepré-

La historia no tiene prisa – Jaime Icho Kozak-

Domesticados y ausentes – Damián Andreñuk-

Después de la música tardía… – Carlos Barbarito-

Oración a la lluvia – José-Augusto de Carvalho-

Habitaciones

Habitaciones que se bifurcan,

que se multiplican y no terminan.

Que son distintas y son todas la misma.

Pasillos que no conducen ni extravían.

Helados muros que devuelven, indiferentes,

el eco angustiado de mi voz que te llama.

Y en el medio de todo

mis pasos, quietos, sin destino,

mi alma yacente, precipitada

en el abismo de tu ausencia.

Poema de Destierro

Sergio Barao Llop-

In memoriam

Espero alegre la salida

y espero no volver jamás. – Frida Kahlo

No vuelvas ya no vuelvas en el color intenso del dolor

deja volar los pájaros que anidan tu regreso

el trópico es racimo de frutas y de flores,

ya no puede con ella tu cabeza, mimbre de maravillas.

No vuelvas ya no vuelvas

acá dueles, te dueles en tu corsé nublado

como fruto maduro cayendo de tus ramas.

El mundo no es recíproco, no vuelvas

tu destino se cierra como dalias que fueron

en la infancia de patios trasnochados

donde el pueblo, el amor, tu hombre, tu deseo

florecen sin pudor, como te gusta.

Así tus labios en otras bocas beben de ese aliento

pero ya sabes que eres una armadura pálida

con la pasión cercada, y hay serpientes

y eclipses y tranvías y sangre y plenilunios.

El aire tiene heridas de limón.

Anúdate en la trenza de ojos negros,

anúdate en azul tu casa calavera.

La muerte es otra fiesta,

baila sobre la médula del viento que te lleva,

aquí ya nadie espera lo que sientes,

baila sobre la ausencia que dejaste

el río de tu herida es largo bermellón

máscara desteñida

el festín del crepúsculo ha llegado a la tierra.

Del libro de la autora: Otoño interior

Elena Garritani-

Peso estructural

Leer más

Galope apasionado

Los días transcurrían calculando

el rendimiento de los surcos

que se han de llenar

con el apasionado galope.

Al pie de carretera pensaba:

no está mal, ser un arado

y vislumbrar más que el espacio,

los territorios del tiempo

donde el hombre espera

mientras agoniza.

Hay belleza y gratitud

en la vitalidad del pan nuevo

y sus sabores acelerados

por sutiles espirales

de consumadas realidades.

En contacto con otros climas y abismos

florezco en la nieve y me sumerjo

en densidades de espejismos.

En trote apasionado vienen alientos

sobrepasando silencios.

Culminan la transfiguración del carbón

en brillos diamantinos.

Mis brazos extienden

rastros de tempestades

y la sed me lanza a existir.

Nuestros vientres sonoros

gestan latitudes de soles,

voces de islas donde reposa el alma.

Las distancias recorridas nos unen

porque el infinito no puede recorrerse a solas.

Es una férrea ligazón a la que obedezco

y al tallo de acuáticos tejidos,

en vidas desbordando

emulsiones cambiantes

contra lo que pueda oler a destrucción.

Allí, en la invocación del viento,

entrego mis vacíos.

Jaime Icho Kozak-

“La gringa”

guarda en el alma

una pena de muy lejos

cajita de los recuerdos

corazón puro de tierra

guardando los miedos

y pañuelo azul y blanco

en su delantal de amor

banderita de la escuela

sus alumnos son espejos

y ella un abrazo en el viento

la gringa”

corazón grande

pájaro libre

en el vuelo

Alba Estrella Gutiérrez-