Amé a un hombre triste…

Amé a un hombre triste

que encarcelaba golondrinas

en el invierno de sus ojos.

Un hombre que escondía un país,

un continente lejano.

Le gustaba hablar de los desiertos

de una bandera flameando ante su desamparo,

del desarraigo.

Amé a ese hombre, fruto maduro

con el que embriagaba mi calma,

laberinto en el que me extraviaba,

me descubría.

Pero su tristeza fue horizonte,

velero y perro asustado.

Ahora aquí soy yo el que habla de desiertos,

de desamparo.

Gustavo Tisocco-

1 comentario

  1. Victoria Asís dejó un comentario:

    Toda la poesía de Gustavo me conmueve, tristeza y desgarramientos, y como a mí le duele la indiferencia.

    Bravo poeta, tus letras vuelan y tu decir se multiplica
    y abrazan a un mundo frío. Abrazo. Vic

    4 julio, 2017 a las 4:06 pm

Comentar