Amistad

Anoche… al saber de tus lágrimas

Fui quien deseo ser por siempre

La luz que en las penumbras brille eterna

Sin lástima. Sin lujuria

Necesaria piedad que siempre abarque

en su justa medida, cada muerte…

Anoche fui

Quien deseo ser por siempre

Tomé, en transparencias, nuestro lazo

-diálogo de la piel en coincidencias-

Nueva herida. Simbólica atadura

¡Nudo de amor que expone nervaduras!

Anoche, nuestra amistad

-inaugural poema-

Se descubrió en tu llanto.

Trasvasó la medida de tu pena…

María Alicia del Rosario Gómez-

Comentar