Poemas

El tango largo

Otra noche, otro vacío.

Cuando la luna fulgure

lejana como tu ausencia

¿me dejarás otra vez

sin dulzura ni substancia?

Sola navega mi barca

lejos ya de tus montañas.

Cuando la luna fulgure

lejana como tu ausencia

¿serás musguito en mi entraña?

Descorridas ya las nubes

te apareces este día

y con tu riego me abres.

Toco tu cuerpo esculpido.

Busco la sonoridad del agua.

Estaban mis labios resecos

los bebiste hasta saciarme.

Amarraditos bailamos

un tango largo. Caliente

y tierno. Como tu carne.

Marta Zabaleta-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *