Poemas

Alas quietas

De pronto me sobran bríos

para llegar donde estás…

y soy mariposa loca

que te sobrevuela y toca,

que te distrae de tu paz.

Es como una danza etérea

o como un ritual profano,

como lo quieras llamar.

Busco en mis giros parar

donde me atrapen tus manos.

Es principio y fin que quiero.

Ya cautiva en ese altar,

ataviada con mis galas,

replegando en tí mis alas

por siempre dejarme estar.

Silvia L. de la Cal-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *