Poemas

El tren se detiene en una estación vacía y

No te duermas” me digo

pero igual me duermo.

Como ya te has dormido -me digo-

no sueñes”.

Entonces sueño.

Es un sueño con palabras

que no se dicen.

Es una canción para ver

con cielos de mermelada

y taxis de papel de diario.

Es una música de siempre.

Es un texto prohibido

por militares analfabetos.

Tengo la cabeza en las nubes

pero las nubes son de diamante

y me encandilo.

Un mozo de plastilina

con corbata de espejitos

me propone un canje.

Es un canje muy conveniente

-me dice-.

Es todo a cambio de nada.”

Tarde descubro que es todo para él

y nada para mí. Entonces lloro.

No te despiertes”

me dice el carcelero,

pero ya estoy despierto.

Rogelio Ramos Signes-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *