Poemas

La muda

Si te quedas ahí parada podrás apreciar

que no es poca cosa descalzarse

tirar las máscaras y aflojar los elásticos

para descansar a ese animal sometido.

No es poca cosa mudarse, abandonar la cárcel

la mujer de voluntades ajenas

y manos cóncavas.

Juego de villanos esta vida

y el momento exacto de oprimir el interruptor

porque es día viernes, el día del amor

según su almanaque ordenado meticulosamente.

Ahí parada, sostendrás a la hembra

y esa mujer que fue expulsada

de la honorable Liga de Madres de Familia

volverá a ser protagonista,

y sabrás

que a menos que te quedes ahí parada,

la adolescente que comparte tu cama

se marchará en el próximo tren.

Hay una niebla caprichosa, un halo azulgrisáceo,

una voz que no quiere rendirse

y se conserva joven, como siempre.

Del libro Vida rentada

Mónica Cazón-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *