Poemas

Cuarenta y pico

Hay un tiempo impetuoso

Para desafiar la muerte

(a los dioses o al destino)

Para hacer que las cosas sucedan

Y el mundo se acomode

a nuestra caprichosa manera.

Mas luego viene otro tiempo

Para dejar simplemente

Que las cosas se sucedan

Unas a otras lentamente

Como la noche sigue al día

Y la luz a la oscuridad.

Daniel Abelenda Bonnet-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *