Escucha, corazón

Ahora que me pierdo

En el fondo de la vasta

noche sin respuestas

Escucha, corazón

En pleno silencio, bajo

esta misma bóveda sideral

Donde insomnes lobos

aúllan, escucha, corazón

Las palabras que ya nunca

Voy a decirte otra vez

Las que no se repiten

Como la nieve sobre la hierba

De julio, como el camino

Que lleva a ninguna parte

Escucha arder, corazón,

En el final crepitar

de otro mundo perdido:

son de Casandra los ojos,

la luz terrible del alba

Alejandro Drewes-

Comentar