Poemas

Tortura

Responde el teléfono.

Reconozco su estilo,

suenan sus modismos.

Se ahoga mi voz.

Ya no sé

quién soy.

Cuál era el idioma

que tuve una vez.

No sé dónde estoy.

Traumas renovados

¡Déjenme volar!

Dulce amarga larga vida mía,

así me dejaron.

Sin poder llorar.

Marta Zabaleta – Destierro, 1 de septiembre 2014

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *