Poemas

Desde la inmensidad

Vagan las almas por las tempestades

acariciando hijos aún despiertos,

tratando de dictarles los aciertos

para que perpetúen las verdades.

Se mezclan con sus cuerpos en mitades

y les hablan consejos, por ser muertos,

en susurros sin voces cual conciertos

de cuerdas que no tensan ansiedades.

Se recrean e invaden en invierno

con mensajes que traen de lo eterno,

y complacen pedidos terrenales.

Misteriosos emigran al olvido,

por cumplir con el pacto prometido,

sin por eso erigirse en inmortales.

Laura Beatriz Chiesa-

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *