Poemas

Del lado de acá

Al despertar ignoraba si era Tzu que había

soñado que era una mariposa o si era una

mariposa y estaba soñando que era Tzú. – Chuang Tzú

Anoche soltaste el perro. Parecía

responder al llamado del amor.

A la hora sexta te cruzaste con el lobo.

Anoche dejaste abierta la canilla

y hoy un río atraviesa el camino.

Anoche caminaste bajo dos árboles desnudos

y han derivado en bosques que ya tu mano no podrá talar.

Los guardarás en tus dos ojos

para extenderlos luego como un tapiz

y leer detrás la página estriada

que los trabajos van secando,

presa en la red del tiempo,

del tiempo y de su historia,

que unos urden y otros traman

por postergar su fin.

Querrás descifrar la palma amarillenta de la hoja

que juega el mismo juego con el viento.

Su línea de la vida. En ella persisten árbol y bosque.

Y el aullido del invierno. Y la inconstante arena

que traiciona secretos y no da sepultura ni paz,

tan solo el sueño temeroso. Vos creías

que estaba del lado de allá la pesadilla,

pero amenaza volverse mariposa

como en el relato oriental,

volar como la mosca de oro

y quedarse encerrada

en la región que absorbe los reflejos

y mira hacia el oeste.

Isabel Llorca Bosco-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *