Poemas

El genoma y los Dióscuros

Qué importa lo que diga el genoma

si los Dióscuros sólo ellos saben, sólo ellos. Ellos sólo saben…

Es como el árbol: la raíz y el tronco es el mismo,

son las ramas las que son distintas, las que se diversifican.

las que “parecen” separadas.

La marca de nacimiento,

la política, la literatura y la música,

fulano o mengano, Borges o Cortázar,

Beethoven o Mozart,

contradicciones aparentes.

Los juegos infantiles,

aquel reloj bajo la piedra,

la infancia compartida, el nunca estar solo,

las conversaciones nocturnas interminables,

las mil y unas por todos lados,

la confusión de los parientes,

los amigos y las gentes, la misma ropa y

los saltos ornamentales, el derecho y la pasión

puestas por igual.

Los mismos dolores

aunque de distinta forma expresados,

las voces escuchadas que sólo ellos saben que

existen, sólo ellos saben.

El mismo humano corazón,

y el interés por el acontecer diario

aunque aquél un poco a la derecha

y el otro un poco a la izquierda,

como dos partes de una misma cosa,

¿espejos?,

dos caras de la misma moneda,

dos formas del mismo sentir, del pensar,

del padecer, y de la misma alegría también.

Del libro Matices y Pasiones

Eduardo Planas-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *