Poemas

Aunque hoy no sea

Sentado en el banco de madera observo. La bici. El tobogán que hizo Adolfo. El monopatín. El cantero del costado con las plantas que otra vez se están saliendo de madre. El mueble esquinero sobre los caballetes y su vitrina siempre sucia. Los dos autos que desde hace tiempo no se usan. La manguera mal enroscada hacia el final de la tierra. Las piedras repartidas sin orden. El enano lavado por las lluvias que hace como si no supiera de mí. Las vainas que el único árbol arroja cada tanto (un árbol cuyo nombre alguna vez supe y ya no). La sillita en tonos de rosa y decorada con florcitas y perdida de su mesa.
El otro banco tan distinto de éste y sin respaldo. Las dos macetas inmensas y vacías. Los cuatro faroles ganados por el óxido y uno solo capaz de encenderse. Aunque hoy no sea el día. Observo casi con voracidad. Para ver si descubro ese detalle entre la novedad y la ruina. Ese detalle que hace del valor lo que la polilla de un abrigo viejo.

  1. R Mourelle-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *