Poemas

Una tormenta

(de Conversaciones en el umbral)

Tal vez sería conveniente para la paz mundial

de tantos corazones fugitivos o enfermitos

planear un golpe de inocencia

una tormenta de ternura infinita.

Bien estudiado, un plan que no fracase,

con el objetivo único y final

de hacer más bella la tristeza

y menos riesgoso el amor.

Que las penas se algodonen,

que los melancólicos sean finamente consolados,

y que el tiempo pase como tenga que pasar,

si total el amor, que no infinito, resucita,

renace y canta en las veredas,

a la sombra de los fresnos, cíclica, eternamente.

Raúl Feroglio-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *