Poemas

Tiempo de tangos

La oda marchita

llora lágrimas de encuentro.

En la esquina

los faroles chispean luces desalentadas

es que la bruma otea

las sombras de la vereda.

Hubo un tango en un Buenos Aires malevo

pero hoy

es todo teatro

la vida es un teatro

La Comedia Humana,

¿qué nos cambia el tiempo?

Hoy

te bailamos con la nostalgia prendida de los pies.

La lluvia

pasa un pincel brilloso al empedrado

buscamos el organito

y la biblia junto al calefón

no sabemos qué hacer con nuestra historia.

Caminamos.

Desde una reja

nos llega el aliento de jazmines

y los balcones fantasmas acunando

las notas de valses y milongas

en un piano que ya no está.

A la vuelta

los cartoneros despiertan el siglo XXI.

Las luces de los coches

desatan

las únicas mariposas de un jardín de cemento.

Bertha Carou-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *