Poemas

Patrimonio

Recibí de patrimonio al mundo

Recibí el viento y la fuerza de la mar

Nadie podrá quitarme el canto del pájaro

Ni el susurro de las hojas

Es mío y comparto el efluvio enamorado de la lluvia

El flechazo de luz de los relámpagos

El velamen que mueve a la luna al ritmo de mi mirada

Este es mi planeta con volcanes, terremotos, ciclones

Con cantos de pájaros que abren las ventanas del alba

Me pertenece el sabor del mango

El pecado de la manzana

La mirada del necesitado

La redondez de los senos y el quejido del orgasmo de la mujer que amo

Y aunque es breve, muy breve

Me pertenece, también, el fugaz instante de la vida.

Orlando Pichardo-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *