Poemas

Vidas perpendiculares a Claudia Nicolini

Ella iba en su triciclo

atravesando la historia,

maquillando conejitos de porcelana,

hilando fino

en las arpilleras del mezzogiorno,

huyéndole a las burbujas,

posando para la tela

de un nuevo barroco americano,

simulando el paso del alacrán

con sus deditos.

Él volaba a ras de las páginas

liberando de su prisión

a los pétalos mustios,

hablando por teléfono

con una anciana suicida,

desplomando alguaciles

en un cine al aire libre,

sujetando a un Cristo sin brazos,

escribiendo porque sí,

superponiendo desiertos

a su propio desierto.

Algún día tenían que encontrarse.

De la antología Poesía del Noroeste Argentino Siglo XX

Rogelio Ramos Signes-

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *